Manual de Bioseguridad para Establecimientos de Salud – Capítulo 17 Bioseguridad En Laboratorios De Análisis Clínicos

Subsecretaría de Salud octubre 31, 2014 5:36 pm

CAPITULO XVII

Dr. Miatello, Aldo

BIOSEGURIDAD Y MANEJO DE MUESTRAS BIOLÓGICAS

BIOSEGURIDAD EN LABORATORIOS DE ANÁLISIS CLÍNICOS

INTRODUCCIÓN

En general los laboratorios representan áreas de riesgo laboral debido a la presencia simultánea de una serie de factores y agentes, potencialmente infectivos; es común que ocurran incidentes y accidentes de alta severidad.   Esto hace que todo operador deba “tomar precauciones”, durante el desarrollo del trabajo. Conocer los riesgos, identificarlos y establecerla forma de prevenirlos constituyen las herramientas básicas de la “seguridad laboral”.

En estos espacios confluyen tres situaciones marco, ellas son:

–        Condiciones de trabajo inseguras: no utilizar los elementos de protección personal.

–        Actitudes personales inseguras: implica desconocimiento del trabajo.

–        Presencia efectiva del riesgo biológico.

Las condiciones seguras están dadas por la correcta utilización de las barreras o elementos personales de protección, sumado siempre a la formación e información continua. El Riesgo Biológico es inherente y propio de nuestra actividad dentro de los laboratorios de análisis clínicos. Este riesgo es provocado por la exposición no controlada a agentes biológicos, que pueden ser cualquier microorganismo, cultivo celular o endoparásito humano capaz de producir enfermedades, infecciones, alergias o toxicidad (agente biológico), que podamos encontrar en cualquiera y cada una de las situaciones de riesgo del sector salud.

Así presentado, resulta lógico pensar y diseñar formas, conductas y normativas de trabajo que hagan lo más seguro posible y saludable, nuestro ambiente. Para ello, será necesario tener en cuenta diferentes aspectos, tales como:

–       La formación contínua del personal, como mecanismo de concientización del cuidado de la salud propia y grupal. Será necesario realizar jornadas de capacitación con los trabajadores, con el objeto de reconocer y minimizar los riesgos a los cuales estamos expuestos, y realizar las tareas en forma segura.

–       Establecer normativas o disposiciones escritas, apropiadas a cada área de trabajo, a las características edilicias, de equipamiento y actividades que se desarrollan en ellas. Es fundamental que una vez implementadas, las conozcan y las cumplan todo el personal.

–       Será necesario la definición, redacción e implementación de un Manual de Bioseguridad con sus procedimientos, instructivos y formularios de registro. Por lógica ese Manual debe ser conocido y estar al alcance de todo el personal del Laboratorio. Se tendrán que coordinar acciones de compromiso y participación de todos los actores de la actividad del Laboratorio, dirección – los trabajadores y sus representantes.

–       Cuidado del personal: son acciones que debe realizar la Institución a la cual pertenecemos y que hacen a la protección del RR. HH. (diagnóstico y controles psicofísicos – estado de inmunizaciones – registros adecuados de incidentes y accidentes – etc.

–       Por último y no menos importante, es asegurar que existan disposiciones escritas para la asignación de recursos económicos para garantizar la provisión continua y sistemática de los elementos de protección personal, las tareas de limpieza, y condiciones edilicias adecuadas con una señalética acorde a la tarea que se desarrolla.

 

Un sistema que garantice la bioseguridad se gestiona definiendo las responsabilidades y se asignan personas para dicha tarea. Acá resulta útil la definición de indicadores de eficiencia, registros que analizados nos llevarán a tomar periódicamente medidas correctivas, si corresponde; y valorar la eficiencia del sistema. Con todo esto así explicado, podemos hablar de BIOPROTECCIÓN: “siendo las medidas que implementa la Institución o Laboratorio con su personal; destinadas a reducir el riesgo de pérdida, robo, uso indebido o incorrecto, desviaciones o liberación intencional de patógenos”.

 

RECOMENDACIONES GENERALES

 

                  Como primera recomendación, resulta más que aconsejable que en cada laboratorio haya al menos una persona responsable de la Bioseguridad del ambiente laboral; sus funciones primordiales estarán orientadas a la Instrucción, entrenamiento y vigilancia de toda persona que trabaje o ingrese al Laboratorio.

 

Normas generales de aplicación serán:

 

Las puertas de acceso a un laboratorio deben permanecer cerradas, mientras que el ingreso al mismo debe estar restringido a terceras personas; esto es mientras se desarrollen las tareas habituales.

 

En esos lugares se colocará las señales:

 

cap17-fig01

 

Y en ellas se leerá:

RESPONSABLE:……………………………………………………………………

 

EN EMERGENCIAS LLAMAR A:…………………………………………………

 

TELÉFONOS   DE CONTACTO:……………………………………………………

 

 

 

Los ambientes de trabajo se deberán mantener ordenados, limpios y libre de materiales y objetos no propios de la actividad que ahí se desarrollan.

 

Está terminantemente prohibido dentro de las áreas de trabajo: comer – ingerir bebidas e infusiones – fumar – aplicarse cosméticos – etc.

 

El personal se colocará la ropa de protección antes de ingresar a las áreas de trabajo; y se las retirarán al salir de las mismas. No se podrá deambular por otros ambientes de la Institución con la ropa de protección (no salir del Laboratorio con el ambo o guardapolvo colocado).

 

Antes de tomar contacto con los materiales de trabajo se deberán colocar los guantes, los que serán quitados al salir del laboratorio. No desplazarse por otros ambientes con los guantes colocados.

 

Una vez colocados los guantes no se podrá tener contacto con: boca – nariz – ojos – cabellos. Del mismo modo no se deberá tener contacto con manijas – picaportes – teléfonos fijos y celulares – llaves de luz – u otros objetos diferentes de la actividad laboral.

 

Se usarán gafas de seguridad, viseras u otros dispositivos de protección cuando sea necesario proteger los ojos y el rostro de salpicaduras, impactos y fuentes de radiación ultravioleta artificial (Especialmente indicado en áreas como Virología y Microbioparasitología; además del personal afectado a la limpieza del material propio de trabajo)

 

En todo momento se tendrá precaución en no producir gotas – salpicaduras – aerosoles; que contaminen a las personas o el medio.

 

El desecho de los fluidos orgánicos se volcará en piletas destinadas a ese fin o en inodoros; pero nunca en piletas destinadas al lavado de manos o del material de trabajo.

 

Los residuos que origine el Laboratorio serán colocados en bolsas rojas ( Capitulo Residuos Patológicos y Peligrosos)

 

Los elementos mínimos de protección personal serán:

 

–        Guardapolvo o ambo

 

–        Guantes descartables de látex o material similar

 

–        Barbijos

 

–        Cofias

 

–        Anteojos de seguridad de policarbonato o similares.

 

–        Delantal plástico hasta media pierna (si corresponde)

 

–        Zapatos antideslizantes

 

 

OBTENCIÓN DE MUESTRAS PRIMARIAS

 

El personal que cumple esas tareas, deberá lavarse las manos antes y después de colocarse los guantes (preferentemente con jabón cremoso); con guantes colocados se deberá evitar tocar objetos comunes, tales como: llaves de luz – sillones – manijas de puertas – ropa del paciente – etc.

 

Es importante mantener el cabello recogido.

 

Al terminar las tareas, se quitará los guantes lavándose las manos con jabón cremoso – secarlas y luego frotarse las mismas con alcohol de 70°. Al terminar la tarea de extracciones, se deberá repasar las superficies de mesadas con solución de hipoclorito de sodio 10 %. Por último, el extraccionista se sacará los guantes y serán tratados como residuos patogénicos en bolsa roja, y se lavará las manos con jabón cremoso.

 

El hecho de extraer muestras de sangre se hará obligatoriamente con la ropa adecuada.

 

Antes de iniciar las tareas de cada día, cada persona deberá asegurarse que la piel de sus manos no presente lesiones de cualquier tipo, de no ser así, se deberá cubrir esas zonas afectadas con gasa u otro material, antes de colocarse los guantes.

 

Las jeringas, agujas y lancetas serán descartables. Estos materiales, una vez usados serán descartados en recipientes destinados a tal fin (envases rígidos, incinerables, de plástico, que no puedan ser traspasados por lo elementos punzocortantes)

 

Está comprobado que el mayor número de accidentes por pinchazos se debe a operaciones tales como:

 

–        Intentar revestir la aguja con el capuchón.

 

–        Intentar obturar la aguja con tapones de goma u otro material.

 

–        La separación de la aguja de la jeringa, antes de trasvasar la sangre a los tubos contenedores.

 

Para evitar accidentes por pinchazos en el manipuleo y descarte de material punzocortante:

 

El material punzocortante debe manejarse utilizando guantes de látex descartables.

 

El material se colocará en contenedores de recipientes plásticos rígidos, incinerables, fabricados para tal fin. Como alternativa se recomienda utilizar envases plásticos en desuso de gaseosas o similares, de gran capacidad, con tapa a rosca para garantizar la inviolabilidad.

 

La cantidad de descartadores será acorde a la cantidad de personas afectadas a la tarea de extraccionista. Se colocarán en lugares de fácil accesibilidad intentando el menor manipuleo posible. Estos descartadores, una vez llenos serán tratados y eliminados siempre como todos los residuos patológicos.

 

Se tendrá especial atención a:

 

–  No revestir la aguja con el capuchón.

 

–  No desenganchar jamás la aguja de la jeringa con la mano.

 

–  No romper ni doblar las agujas que se van a descartar.

 

–  En caso de ser imprescindible, se deberá asegurar la anaerobiosis de las muestras y, de no contar con capuchones especiales para la jeringa, se deberá obstruir el extremo de la aguja con un tapón de goma grueso. Maniobra que se debe hacer sobre una superficie plana, apoyando la aguja en el tapón. Nunca se sostendrá en las manos. Todo el material se transportará en bandeja.

 

Las muestras biológicas se colocarán o guardarán para su traslado en tubos o frascos destinados a tal fin, de vidrio o plástico, de paredes gruesas y con cierre hermético a rosca, tapa plástica de doble aleta o tapón de goma.

 

Es importante utilizar los tapones durante el traslado, en último caso se deberá encintar el tapón al tubo.

 

Todos los tubos contenedores deberán ser rotulados, (datos filiatorios del paciente y fecha), antes de la obtención o recolección de la muestra.

 

También se colocarán los tapones al homogeneizar las muestras (sangre más anticoagulante o inhibidor de la glucólisis); acción que se ejecutará con las manos protegidas.

 

En caso de derrame de líquido biológico, se procederá a descontaminar las superficies con algodón o gasa, embebidos en alcohol, solución de hipoclorito de sodio al 1% u otro desinfectante.

 

Los tubos y /o frascos contenedores, jamás se trasladarán envueltos en las solicitudes médicas.

 

Para las jeringas y capilares de Estado Acido-base y Hematocrito también se usarán tapones de goma/plastilina para obturar los extremos.

 

TRANSPORTE DE LAS MUESTRAS

 

Las personas que efectúan el transporte de muestras biológicas, dentro o fuera de la Institución/Laboratorio, deben conocer los riesgos inherentes a dicha tarea. El manejo impropio dentro del Laboratorio pone en riesgo de infección a la persona que traslada muestras, además del personal de apoyo y administrativo.

 

Las muestras serán transportadas a los ambientes de procesamiento pre analítico, tapadas y colocadas en gradillas y/o bandejas, de material lavable.Jamás se transportarán muestras biológicas en contendores destapados.

 

En la derivación de muestras fuera de la Institución, se deberán tomar los recaudos que se consideren necesarios para proteger al personal extra hospitalario, porque aumenta el riesgo de accidentes.

 

Las muestras herméticamente cerradas se colocarán en bolsitas de nylon, con cantidad suficiente de algodón para absorber la muestra en caso de derrame. Esa bolsa se colocará en recipiente rígido e impermeable (suelen ser útiles y convenientes, el uso de sachet de soluciones parenterales, cortados y ensamblados entre sí). En el caso de que la muestra deba remitirse refrigerada durante su transporte, se le agregará un sachet con gel congelante al sistema de transporte.

 

Si las muestras deben ser enviadas por correo o transporte externo, contratado a tal fin; se deberán cumplir con las normas internacionales vigentes a tal efecto. Los recipientes se identificarán según lo expuesto en el Capitulo de Señalética

 

El vehículo debe tener la Revisión Técnica Aprobada, vigente y apta para el transporte de sustancias peligrosas. La unidad movil no superará una antigüedad mayor a 10 años.

 

El conductor debe poseer Licencia Habilitante nacional y haber realizados cursos de Capacitación para el transporte de esas sustancias.

 

Poseer en el vehículo la Ficha de Intervención; se refiere a la cartilla de cómo actuar en casos de accidentes, derrames, peligrosidad del producto, etc.

 

Llevar los elementos de identificación externos; rótulos de riesgos y paneles de seguridad.

 

Portar todos los elementos de protección personal (guantes – barbijos – matafuegos – etc.)

 

ACCIDENTES FRECUENTES

 

                  Derrames: cuando se produzca el derrame de una muestra potencialmente infectada (así se piensa y se actúa) cada operador se colocará guantes y colocará papel absorbente sobre el líquido volcado, luego derramará Hipoclorito de Sodio al 10% sobre los costados y la superficie del papeldejándolo actuar 30 minutos limpiar nuevamente con el mismo desinfectante en la misma concentración,. Usando un material absorbente, seco y limpio, se levantará el material derramado y se colocará en recipientes de desechos (bolsas rojas) para su posterior eliminación como tal. La superficie será nuevamente enjuagada con solución descontaminante. Toda la operación se deberá hacer con guantes colocados. Se recomienda no utilizar alcohol, porque se evapora con facilidad y forma coágulos en las muestras, sin penetrar en ellas.

 

Pinchazos o Lastimaduras: Cuando la piel expuesta sufre un pinchazo, corte, lastimadura o salpicadura de materiales infectados, deberá ser lavada con abundante agua y jabón. En todos los casos se favorecerá el sangrado previo.

 

Aerosoles: si el accidente produce aerosol, (ej. La rotura de un tubo en una centrífuga), el operador deberá contener la respiración, salir del lugar, cerrar las puertas y avisar a la autoridad que corresponda. Si hay sistema de aire o cabinas de seguridad biológicas, se colocaran en función de ventilación. Personal idóneo entrará a la zona afectada, pasado 30 minutos y con los elementos de protección adecuados. Este tipo de accidentes debe ser comunicado a las Autoridades correspondientes, en forma inmediata. En todos los casos se tomará una muestra de sangre al personal afectado.

 

Exposición parenteral o de mucosas: con sangre u otros fluidos corporales o materiales de cultivo, se hace necesario identificar y analizar la muestra lo más completamente posible (presencia de bacterias – virus – etc).

 

Si el material resulta “positivo” para anticuerpos o antígenos virales, el afectado deberá comunicar la novedad y solicitar una evaluación, control, y seguimiento médico inmediato. (Capitulo Profilaxis postexposión)

 

PROCESAMIENTO DE LAS MUESTRAS

 

Las muestras se centrifugarán en tubos de paredes gruesas, resistentes y convenientemente tapados, como se indicó anteriormente. Las muestras bacteriológicas se centrifugarán en tubos con tapa a rosca, dejando al menos 2 cm entre la superficie del líquido y el borde del tubo.

 

En todo momento las centrífugas se mantendrán cerradas, mientras estén en funcionamiento. Verificar siempre las condiciones o estado general del cierre; bajo ningún concepto se destaparán o se centrifugarán muestras sin el cierre hermético.

 

Si se sospecha la rotura de algún tubo, se apagará el motor y no se abrirá la tapa pasados al menos 15 minutos. Utilizar guantes resistentes, barbijos y pinzas para recoger los trozos de vidrio. Ese material se colocará en los descartadores de elementos punzocortantes y será tratado como tal. Las paredes interiores de la centrífuga como el cabezal y porta tubos se lavan con solución de detergente y luego pasar hipoclorito al 1 % v/v.

 

Al separar plasmas y sueros se utilizarán pipetas automáticas, pipetas Pasteur o pro pipetas, vaciando el contenido por las paredes de los tubos en forma lenta para evitar el derrame de material.

 

Todas las muestras se trasvasarán de un recipiente a otro empleando las pipetas automáticas. Para las soluciones se utilizarán pipetas comunes quenunca se dejarán depositadas en forma horizontal sobre las mesadas.

 

Queda prohibido el pipeteo con la boca, tanto para aspirar muestras como reactivos de trabajo, y debe utilizarse siempre una pro pipeta. Al verter los líquidos se debe hacer permitiendo el libre escurrimiento, evitando la formación de espuma y aerosoles.

 

Lavado del Material utilizado

 

                  El personal afectado a esas tareas deberá ser provisto de delantal plástico, guantes de goma resistentes, anteojos de seguridad, barbijos y cofia de ser necesario. Al terminar las tareas de cada día, todos los elementos utilizados serán lavados con agua y detergente y esterilizados con calor seco en autoclave.

 

AGENTES DECONTAMINANTES UTILIZADOS EN EL LABORATORIO

 

Cualquiera sea el agente utilizado, todo procedimiento de descontaminación debe ajustarse a estrictas normas de control de calidad.

 

Los agentes se agrupan en dos tipos:

 

  1. Descontaminantes físicos
  2. Descontaminantes químicos.

 

DECONTAMINANTES FÍSICOS

 

Calor seco:          El método es aplicable a aquellos materiales que pueden ser sometidos a una temperatura de 170 °C; por supuesto quedan excluidos algunos envases y materiales plásticos. El método consiste en someter durante un lapso de dos horas a 170°C a los materiales resistentes.

 

Vapor:                    Es el método de elección de aquellos materiales reutilizables, incluso las jeringas de vidrio. Los materiales a descontaminar serán sometidos en el autoclave a una presión de 1 atm, durante 20 minutos; así se logrará la eliminación de todos los microorganismos presentes.

 

Ebullición:          Si no se dispone de un autoclave, este método resulta sencillo y confiable para inactivar la mayoría de los agentes patógenos. Simplemente el método consiste en sumergir el material a descontaminar, en agua en ebullición, durante un lapso no menor a 30 minutos. Generalmente se utilizando en bacteriología del 1° nivel de atención para tubos y placas de Petri

 

DECONTAMINANTES QUÍMICOS

 

Agua Lavandina – Hipoclorito de sodio

 

Ver capitulo Higiene espacios físicos

 

Alcoholes: son definfectantes muy efectivos el etanol y el isopropanol (2-propanol). Ambos se usan en concentración al 70 %. El isopropanol se recomienda para limpiar microscopios, lectores de ELISA; mientras que el etanol se usa para limpiar superficies externas de diferentes contenedores.

 

Yoduro de Polividona PVI: sus soluciones son estables y con una actividad descontaminante similar a las del hipoclorito; es un método caro y no se puede utilizar sobre elementos metálicos de aluminio o cobre.

 

Para su uso se debe preparar en el día y poseer una concentración de 10 % v/v.

 

GESTIÓN DE LA BIOSEGURIDAD EN EL LABORATORIO

 

La seguridad en el laboratorio y la adecuación de las condiciones de trabajo, se analizan, organizan y ejecutan en función de:

 

Plan de Evacuaciones y emergencias: es importantísimo contar con él; mucho más, practicarlo o simularlo. Un plan resulta eficaz cuando se implementa y practica periódicamente, porque mejora y fortalece las condiciones de seguridad en el trabajo diario del laboratorio.

 

Será necesario capacitar o formar responsables en seguridad a diferentes niveles, los cuales harán inspecciones periódicas en las instalaciones; corrigiendo errores, omisiones, proponiendo alternativas para reconocer riesgos, observando la higiene del ambiente y el uso adecuado de las barreras de protección.

 

Es indudable que todas las acciones estarán destinadas a la prevención, aumentando la concientización y participación de todo el personal.

 

Implementación de Registros: en general los accidentes graves no son frecuentes; pero sí lo son los INCIDENTES, cuyos efectos pueden repercutir en las personas y el medio. Será necesario un adecuado registro de incidentes comunes; los que serán estudiados en función de la variabilidad, causa-efecto, frecuencia, actores involucrados, etc.

 

Todo ello para disminuir los riesgos de accidentes. Puede ser necesaria la redacción de uno a más procedimientos operativos, de cuya aplicación, conduzcan a la corrección y/o eliminación de las causas que provocan los incidentes y a una efectiva aplicación de los planes de emergencia y evacuación del Laboratorio.

 

SÍNTESIS CONCEPTUAL

 

Incumbirá al Director/ Jefe del laboratorio (la persona que tiene responsabilidad inmediata respecto del laboratorio) garantizar la elaboración y la adopción de un plan de gestión de la bioseguridad y de un manual de seguridad o de operación.

 

El Supervisor del laboratorio (que dependerá del Director) velará por que se proporcione capacitación periódica en materia de seguridad en el laboratorio.

 

Se informará al personal de los riesgos especiales y se le exigirá que lea el manual de seguridad o de trabajo y siga las prácticas y los procedimientos normalizados. El Supervisor del laboratorio se asegurará de que todo el personal los comprenda debidamente. En el laboratorio estará disponible una copia del manual de seguridad o de trabajo.

 

Habrá un programa de lucha contra los artrópodos y los roedores.

 

Se ofrecerá a todo el personal en caso de necesidad un servicio apropiado de evaluación, vigilancia y tratamiento médico, y se mantendrán los debidos registros médicos.

 

VIGILANCIA MÉDICA Y SANITARIA

 

La entidad que emplea al personal del laboratorio tiene la obligación de cerciorarse, por medio del Director de éste, de que la salud de dicho personal esté sometida a la debida vigilancia. El objetivo de esa vigilancia es detectar posibles enfermedades contraídas durante el trabajo.

 

Entre las actividades apropiadas para alcanzar ese objetivo figuran las siguientes:

 

Proporcionar inmunización activa o pasiva cuando esté indicada.

 

Facilitar la detección temprana de infecciones adquiridas en el laboratorio.

 

Excluir a las personas muy susceptibles (por ejemplo, embarazadas o personas inmunodeficientes) de las tareas de laboratorio que entrañen mucho riesgo.

 

Proporcionar material y procedimientos eficaces de protección personal.

 

LABORATORIO DE ANATOMÍA PATOLÓGICA

 

La manipulación de materiales de Anatomía Patológica puede ser causa de accidentes graves por transmisión de infecciones para el operador. Por lo tanto se debe ser extremadamente estricto en el cumplimiento de las Normas de Bioseguridad

 

Protección personal

 

• Usar guantes

 

• Lavarse las manos con agua y jabón después de la manipulación de los cuerpos y antes de consumir cualquier alimento.

 

• La utilización de alcohol en gel está recomendada.

 

• Evitar limpiarse o frotarse la cara o la boca con las manos.

 

• Lavar y desinfectar todos los equipos, vestimentas y vehículos utilizados para el transporte de los cuerpos.

 

• No es necesario el uso de máscaras faciales si no se provocan aerosoles o salpicaduras

 

• La descomposición del cuerpo genera gases tóxicos potencialmente peligrosos

 

Para el transporte del material hasta el Laboratorio de Anatomía Patológica, usar guantes de polietileno descartables y una vez entregado el material descartarlo colocándolo en bolsas para residuos Patológicos y Hospitalarios

 

Procedimiento

 

Para el transporte y estudio del material de Anatomía Patológica, colocar el mismo el bolsa de polietileno de 100 micras de espesor con rótulo que indique los datos necesarios para su estudio y termoselladas que asegure un cierre hermético .Si el paciente padece una enfermedad infectocontagiosa colocar en las mismas un rótulo con la advertencia de “PELIGRO” y el tipo de patología.

 

El cuerpo no debe ser embalsamado ni inyectado con alguna sustancia si padeció enfermedad infectocontagiosa.

 
GLOSARIO:

 

Riesgo: “Probabilidad que ocurra un evento que cause daño o peligro”. Según (OMS/OIT): “Combinación de la probabilidad de ocurrencia de un suceso peligroso asociada a la gravedad de las lesiones o daños para la salud de las personas o para la propiedad que pueda causar ducho suceso”. En un laboratorio en particular y en las Instituciones de salud en general, el riesgo puede ser:

 

– Biológico:   resulta de la exposición a agentes biológicos; se minimizan con el estudio, reconocimiento y aplicación de las normas de Bioseguridad.

 

– Físico:   está relacionado con la seguridad del tendido eléctrico y la seguridad contra incendios.

 

– Químico:   se refiere a la manipulación y exposición a sustancias químicas: envases, rotulado, almacenamiento, peligrosidad.

 

Bioseguridad: “Conjunto de métodos para minimizar el riesgo asociado al manipuleo de los microorganismos, mediante la protección de operadores, personas del entorno, animales y el medio ambiente. Involucra técnicas de laboratorio, equipos de seguridad y diseño de instalaciones”.

 

Autocuidados: Conjunto de acciones individuales o colectivas de un grupo de trabajo de velar por su integridad asociando el uso y cumplimiento de las normas de bioseguridad, favoreciendo siempre un ambiente laboral saludable.

 

Descontaminación: Consiste en la inactivación de gérmenes potencialmente presentes, mediante el uso de agentes químicos o físicos.

 

Esterilización: Destrucción de todo tipo de agente o microorganismo, incluyendo hasta las esporas.

 

Lavado: Remoción de materia orgánica, depositada sobre la superficie de los materiales de trabajo y ambientes; mediante la acción mecánica de agua y detergentes.

 

BIBLIOGRAFIA

 

MANUAL DE BIOSEGURIDAD PARA LABORATORIOS. OPS-OMS