Accidente cerebro vascular (ACV)

Subsecretaría de Salud septiembre 26, 2014 3:26 pm

¿Qué es?
El accidente cerebro vascular es provocado por el taponamiento o la rotura de una arteria del cerebro. Es una causa muy frecuente de muerte y la primer causa de invalidez en los adultos y adultos mayores. Generalmente viene acompañado de arterioesclerosis e hipertensión arterial. Esta afección puede prevenirse.
Puede darse por dos causas:

  • ataque cerebrovascular isquémico: es la causa más frecuente y se produce cuando se tapa una arteria y no llega sangre a una parte del cerebro. Se conoce también como infarto cerebral.
  • ataque cerebrovascular hemorrágico: se produce al romperse una arteria dentro del cerebro provocando una hemorragia y dañando el sector donde ocurre.

¿Cómo puede prevenirse?

Para prevenirlo es importante tener en cuenta:

  • Controlar adecuadamente la hipertensión arterial
  • No fumar
  • Tratar adecuadamente los trastornos del colesterol con dieta y medicamentos si fuera necesario.
  • Tratar la diabetes o el síndrome metabólico (resistencia a la insulina)
  • Desarrollar una actividad física regular y moderada
  • Controlar el déficit de magnesio
  • Tener un diagnóstico precoz de las obstrucciones arterioescleróticas de las arterias carótidas y su corrección (se realiza por medio de un examen médico y una ecografía de las arterias carótidas)
  • Prevenir con medicación las trombosis y embolias cerebrales

¿Cuáles son los síntomas?

Si el ataque cerebral no pudo prevenirse es muy importante saber reconocer los síntomas para reducir en forma inmediata el daño cerebral. Cada minuto transcurrido es crucial para prevenir los daños del ataque sobre la actividad motora del cuerpo, la palabra, la visión, la actividad psíquica y por supuesto la muerte. Ante la ocurrencia de los siguientes síntomas es muy importante recurrir al médico que sabrá diagnosticar qué tipo de ataque cerebral está en curso. Comienzo brusco de alguno de los siguientes síntomas:

  • vértigos
  • dificultad para hablar
  • piernas o brazos entumecidos o adormecidos
  • entumecimiento o adormecimiento de la cara
  • dolor de cabeza intenso y no habitual
  • dificultad para caminar
  • pérdida súbita de la visión de un ojo, o visión borrosa o limitada
  • mareos
  • dificultad para manejar los brazos o coordinar los movimientos
  • confusión general

Para más información ir a la Dirección de Enfermedades No Transmisibles